Las poleas de transmisión se encuentran presentes en casi todos los departamentos de las empresas industriales del mundo. Además, no solo son visibles en el sector de la producción, sino que también en muchos otros aspectos de la vida cotidiana.

Algunos ejemplos de poleas de transmisión los tenemos en la típica escalera mecánica de unos grandes almacenes, en el mecanismo de tracción del cortacésped y como no, en los motores de cuatro tiempos de cualquier vehículo.

Pero, para ayudarte, vamos a ver una definición de poleas de transmisión con la que seguro te podrás ubicar y despejar tus dudas acerca de por qué son tan importante este tipo de sistema en cualquier industria.

Podemos entender un sistema de poleas de transmisión como el conjunto o mecanismo de elementos formado por una polea  y una cuerda o correa que interactúan entre sí con el fin de transmitir una fuerza que desemboque en movimiento.

Para matizar, un sistema de poleas de transmisión básico consta de dos poleas y una correa de transmisión. En este escenario tenemos una polea denominada polea motor, que es la que se encarga de transmitir la fuerza que llega, a través de la correa, hasta la otra polea.

El objetivo de este mecanismo es el de desplazar distintos elementos entre la distancia que los separa con un leve esfuerzo.

Como hemos dicho anteriormente, este binomio se caracteriza por una polea y una correa, pero, ¿sirven todas las correas?, ¿y las poleas, son todas válidas?

Correas y poleas trapeciales en sistemas de transmisión

Bien, en el caso de las correas en sistemas de transmisión, éstas suelen ser en su mayoría con forma trapezoidal o trapecial, así que aquí te dejamos una publicación de nuestro blog en la que podrás encontrar algo más de información  acerca de la correa trapezoidal.

También podrás encontrar en nuestro blog una entrada especial para la polea trapecial. En dicha publicación verás algunos de los distintos usos que se les da a las poleas trapeciales, acompañado de ejemplos en cuanto a sus pros y sus contras se refiere, ya que las necesidades del sector evolucionan constantemente, no todas las poleas sirven para lo mismo o pueden realizar las tareas destinadas con la misma eficacia.

Ejemplos de poleas de transmisión

Habiendo visto qué son las poleas de transmisión, así como las correas y las poleas trapeciales que intervienen en este proceso, te dejamos aquí algunos de los ejemplos del día a día de sistemas basados en poleas de transmisión para que veas la importancia de estos sistemas.

Un sistema de maquinaria agrícola (tractor, motocultor…)

Algunas máquinas de gimnasio 

La cinta transportadora del supermercado

O los ejemplos mencionados anteriormente al principio de esta publicación.

En SADI Transmisiones disponemos, además de tanto poleas como correas, una gran variedad de elementos de primera calidad como piñones, casquillos cónicos, acoplamientos autoblocantes, ruedas libres, etc, que te permitirán encontrar las más rápidas y eficaces soluciones para las distintas necesidades que te encuentres en tu sector.

Somos una empresa con más de 50 años trabajando en el sector de las transmisiones, con un único objetivo, ser capaces de ayudar con nuestros servicios ofreciendo calidad, garantía y un trato familiar.