Tal y como ya se habló con anterioridad en una de nuestras pasadas publicaciones sobre los tipos de poleas que podemos encontrar en el sector la polea tiene casi más de 2500 años de historia. Es por eso que, debido a que tiene tanto recorrido a lo largo de los siglos, hoy vamos a hablar de la polea trapecial. 

Una polea trapecial es la que lleva a cabo sus funciones a través del uso de una correa de tipo trapecial. 

Correa trapecial

La correa trapecial o correa trapezoidal destina su utilidad a procedimientos que requieren de una sujeción firme y de un agarre fiable. 

De las correas trapeciales podemos destacar que tienen distintos tipos de agarre. Todos ellos acordes a unas funciones predeterminadas a unos resultados concretos. 

Algunas de las correas trapeciales que se destinan al mundo de la construcción de maquinaria son las que van encaminadas a los compresores, las bombas, las prensas y otras transmisiones de elevada carga.

La polea trapecial por la que se desplaza la correa está diseñada, gracias a su forma y materiales, con una acanaladura en forma de V que permite el deslizamiento de ésta sobre la superficie. Gracias a tener esta forma, cuando los ramales que pertenecen a la correa están en tensión, la propia correa ejerce la acción de clavarse en la polea de manera que la fuerza normal y de deslizamiento que se realiza es altamente elevada.

Por consiguiente, gracias a este sistema de funcionamiento, las correas trapezoidales son capaces de poder transmitir una cantidad mucho mayor de fuerza sin que sea necesario que se produzca mayor deslizamiento.

Ventajas polea trapecial

Las ventajas que presenta tanto la polea trapecial como la correa trapecial es que al combinarlas se contribuye a una mayor cantidad de fuerza emitida por las dos partes.

El deslizamiento necesario para obtener los resultados buscados por parte de la correa es menor. Gracias tanto a su forma, como por los materiales que componen a la correa trapecial, ésta goza de mucha mayor resistencia y robustez. Gracias a la posibilidad de unir un conjunto de diversos extremos de correas trapeciales podemos llegar a obtener una de mucho mayor longitud.

Desventajas polea trapecial

Por otro lado, cuenta con una serie de desventajas que no está de más tener en cuenta:

Puesto que los esfuerzos de rozamiento aplicados en el deslizamiento de la correa trapecial sobre la propia polea son de una magnitud importante se da el caso de que  el rendimiento es algo menor. En comparación con otros tipos de correas, la rapidez de movimiento de las correas no debe ser muy alta, puesto que no se admiten grandes velocidades. El tamaño del diámetro que hace referencia a la polea pequeña no debe ser muy pequeño debido a que puede causar fallos de rendimiento.

Materiales de las correas trapeciales

Las correas trapeciales están hechas de distintos materiales, entre los que destacan los plásticos termosoldables (fusionando dos extremos de una correa con calor y presión) y los cauchos reforzados (alambres, nailon y cuerdas de algodón).