Aquí en nuestro blog ya hemos hablado en anteriores publicaciones sobre los distintos tipos de poleas e incluso de cómo hacer una polea casera pero hoy os vamos a contar sobre el tipo de poleas que se denominan dentadas o sincrónicas.

Pero antes que nada repasemos rápidamente qué es una polea. Es una máquina de diseño simple concebida para transmitir fuerza y operar como un mecanismo de tracción, bajando la cantidad de la fuerza necesaria para mover un peso. Cuenta con una rueda que gira sobre un eje, y tiene un canal en su periferia por donde pasa una soga o cuerda. 

Volviendo a las poleas dentadas, este tipo de polea es un dispositivo mecánico de tracción cuya función es la de enviar una fuerza a un sistema de transmisión que también está compuesto por otros elementos como pueden ser las cadenas o correas y los piñones o engranajes. Así mismo, podemos encontrar poleas de dos tipos,  variadores o acanaladas. 

Este tipo de poleas es muy similar al de un engranaje, pero sus dientes poseen una forma diferente. Las poleas dentadas se pueden encontrar bajo otro nombre, poleas sincrónicas. No hay ninguna regla que determine si en algún caso se debe llamarse de una manera u otra, pero no está de más conocer ambas nomenclaturas. 

Cuando son necesarios movimientos muy precisos es cuando se suelen utilizar esta variante de polea, sobre todo en el sector de la robótica y los automatismos. 

Las poleas dentadas aseguran la relación de transmisión constante  al reducir el riesgo de deslizamiento sobre la polea. 

La polea dentada permite realizar un movimiento sincrónico entre dos ejes al no permitir el resbalamiento entre correa y polea, hecho que la diferencia de las poleas lisas. 

Es necesaria su utilización cuando los dos ejes de nuestra transmisión están demasiado lejos uno del otro y no es ni técnica ni económicamente factible realizar una transmisión por engranajes. 

En elevados regímenes de potencia y más aún en transmisiones compactas, se requieren altas velocidades de giro y poleas de diámetro reducido, en estos casos lo mejores es el uso de poleas dentadas.

Componentes de una polea dentada

Los componentes más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir la polea dentada que vamos a necesitar son tres:

  • Ancho de la polea.
  • Número de dientes.
  • Paso de la polea.

Tipos de poleas dentadas

  • Poleas dentadas para correas de diente redondo
  • Poleas dentadas de paso métrico 
  • Poleas dentadas de paso pulgada
  • Poleas dentadas de paso pulgada con taper lock de fijación
  • Poleas dentadas para correas AT con el paso métrico

Con qué materiales se fabrican las poleas dentadas y cómo identificarlos

Este tipo de poleas se pueden hacer de varios componentes y existen abreviaturas para saber de qué tipo están hechas:

GI – Hierros Gris

AL – Aluminio

DI – Acero Dúctil

SIS – Acero Sinterizado

ST – Acero

También existen abreviaturas que nos ayudan a reconocer el tipo de polea que se debe utilizar:

PB – Polea de Centro Plano

QD – Rápido Desensamble