Después de hablar en nuestro Blog sobre tipos de poleas, poleas y correas y de la polea trapecial vamos a ver cómo hacer una polea casera de una manera sencilla y que sea apta para todo el mundo.

Aún así, no está de más recordar que una polea es un sistema de elementos basados en unas cuerdas o correas que se desplazan por un canal con el fin de ejercer una fuerza mecánica que a su vez reduce la fuerza que debemos realizar en el levantamiento o desplazamiento simple del peso o carga que deseamos mover.

La mejor manera de realizar una polea casera es ir a algo básico, sobretodo si es nuestra primera vez o no se tiene mucha idea. en este caso optamos por realizar  el diseño y construcción de una polea fija.

El primer paso es seleccionar una superficie o hacerse con algún tipo de material o alambre sobre el que trabajar la base de nuestra polea. Será sobre esta donde incorporaremos nuestro canal o soporte por el que circulará la cuerda encargada de hacer el movimiento.

Materiales para hacer una polea casera

En la mayoría de ejemplos que se pueden encontrar por internet se hace referencia a una percha. En nuestro caso vamos a seleccionar también esta pieza puesto que es de fácil acceso para todo el mundo, tiene un precio muy económico además de ser ligera y es bastante fácil de moldear.

Después necesitaremos un elemento o algún material que haga de canal. Una pieza de plástico redonda o circular que contenga unos bordes serán suficiente para que no se nos escape el hilo o la cuerda que utilizaremos más adelante para realizar los movimientos.

Por ejemplo, los tubitos de plástico rígido sobre los que se enrolla el hilo de coser pueden valer perfectamente. En este caso, si no son de plástico y son de madera también nos valdría. Lo importante, como hemos dicho, es que sea circular y tenga topes a los lados.

Posteriormente necesitamos tener a mano un hilo o cuerda para realizar los levantamientos y la propia función de polea. Lo más recomendable en este caso es hacer uso de hilo de pescar. Por sus propiedades, el hilo de pescar nos aporta la ventaja de ser un elemento fino, con poco grosor y con la capacidad de sostener grandes kilos de presión.

Al ser una polea casera tampoco vamos a subir un armario ni una silla, más teniendo en cuenta que nuestro elemento de soporte será una percha, pero sí que es importante que en el movimiento del vaivén no se nos rompa o caiga lo que queremos desplazar. Un hilo de pescar fácilmente soporta 5 kilos de presión y no es muy costoso.

Pasos para hacer una polea casera

Los pasos a seguir con tal de hacer una polea casera son los siguientes:

  • Partir la percha con unos alicates.
  • Introducir el rulo de plástico o de madera entre la separación que hemos creado.
  • Pasar nuestro hilo por encima del tubo pudiendo asir un extremo mientras que en el otro extremo sostenemos el elemento que queremos levantar.

Y eso sería todo, realmente es un proceso muy simple y válido también para ayudar a hacer una polea simple para niños.