En nuestro blog te hemos comentado sobre los tipos de poleas para que conozcas un poco sobre ellas. Sin embargo, en esta publicación, vamos a hablar sobre otro tipo de polea, la polea doble.

Sin duda alguna, en cualquier ámbito donde se requiere de maquinaria, movimiento de cargamento pesados o desplazamiento de materiales un factor que se vuelve, en muchas ocasiones, un impedimento es lidiar con la altura.

Transportar aquello que requiere ser desplazado requiere el uso de elementos precisos, ahí es donde entran en juego las poleas.

Como bien sabrás, la máxima de la polea es la de desplazar una carga con poco esfuerzo así que el desplazamiento de materiales es su tarea predilecta.

Mediante el juego de poleas y poleas dobles se puede llegar a realizar esta tarea prácticamente sin coste, evitando recurrir a grandes instalaciones de montacargas o incluso grúas.

Este tipo de poleas cuentan con una ventaja principal, la ganancia mecánica. 

Algo que se traduce en que pueden, gracias a la manera en la que está construida, realizar el levantamiento de cargas pesadas con un esfuerzo cuatro veces menor.

Es decir, la polea doble nos permitiría levantar una carga de 100 kilos con el esfuerzo que sea realizaría levantar una carga 25 kilos.

Sin embargo, a la hora del desplazamiento de cargas esto difiere un poco, pues si bien es cierto que se pueden levantar pesos mucho mayores que lo normal, también se ve afectado el recorrido.

Si en el potencial de carga se dividía entre 4 el esfuerzo, respecto a la distancia de movimiento que se desea realizar, esta se debe multiplicar por 4.

De modo que si para desplazar una carga de 100 kilos se necesitan 5 metros de movimiento, con una polea doble el resultado sería que se realiza un esfuerzo equivalente a 25 kilos pero se requiere de un desplazamiento de 20 metros.

Si disponemos de un buen sistema y una estructura acordes, según las necesidades que se requieren este sistema puede ser muy resolutivo.

La estructura de la misma se compone de dos poleas. Una fija situada en el extremo superior de la correa (puedes saber más sobre las correas y sus tipos en nuestra publicación sobre tipos de correas) y otra móvil en la parte inferior que es móvil y se desplaza con la carga.

Poleas dobles para carga

Las poleas dobles para carga son muy útiles, como hemos dicho, sobre todo en tema de costes-esfuerzo. Pero también tienen un inconveniente, su recorrido.

Las cuerdas de la polea doble debe estar en sentido vertical en todo momento, con tal de evitar que se trabe en ciertas ocasiones. 

Otro aspecto a tener en cuenta es que se debe tener una cuerda con la suficiente longitud para que no quedarse corto en los movimientos de desplazamiento.

Un consejo a la hora de descargar el material desplazado es contar con sistemas de seguridad para colocarlos de manera adecuada, pues se trata de elementos muy pesados que requieren de una logística apropiada.

Debido a sus características puede que su uso sea algo puntual, pero las poleas dobles para carga son sin duda alguna una gran ayuda.