Las poleas son componentes esenciales en la ingeniería mecánica y sistemas de transmisión. Hacen girar un cable, cuerda o correa industrial sobre una rueda para desempeñar una fuerza. 

 Al elegir una polea para cable de acero, se debe tener en cuenta el diámetro y la forma del cable para tomar la decisión correcta. Al considerar el tamaño de la polea, también se debe tener en cuenta su uso previsto. 

Una polea con un diámetro suficientemente grande es ideal para aplicaciones de tracción de cables, como el empalmes o la elevación de objetos.

Una polea es una pieza de acero con una ranura abierta que permite que el cable gire libremente. Un extremo del cable está unido a un objeto móvil y el otro a un objeto fijo. Al girar, el cable se desplaza sobre la rueda de la polea, elevando la otra parte del equipo en el aire.

Un tamaño o estilo incorrecto de la polea puede dañar gravemente el cable, haciendo incluso que se aplaste o se rompa. Una polea de tamaño correcto reducirá la presión sobre el cable metálico y maximizará su vida útil. 

Una polea mal lubricada aumenta la fricción y acelera el desgaste de los pasadores centrales y los cojinetes de la polea. Un cable desgastado puede ser peligroso de levantar o tirar, y las poleas con un mantenimiento inadecuado pueden provocar daños graves. 

En Sadi Transmisiones podrás encontrar poleas de casquillo cónico y todo tipo de materiales aptos para poleas con cable de acero.

Polea para cuerda

En cuanto a tipos de poleas tenemos una gran variedad, en este caso vemos las poleas para cuerda.

Una polea de cuerda es similar a un balancín. La polea está unida a un objeto con una cuerda enrollada, de la que se puede tirar o empujar utilizando la fuerza. 

Para levantar un bloque, tienes que empujar hacia abajo el eje de la polea extendiendo la cuerda. El peso del que se tira puede desplazarse una gran distancia, mientras que una fuerza menor puede desplazar el peso una distancia más corta.

Las poleas de una rueda pueden levantar una unidad de peso. Requieren aproximadamente la mitad de fuerza que el levantamiento de peso sin ayuda. 

La fuerza total se divide entre el peso y el techo, que es un objeto inamovible. La longitud de la cuerda es proporcional al peso. El peso es soportado por dos tramos de cuerda. Cuando se utiliza una sola polea de cuerda, se necesita el doble de cuerda que de peso.

Como en cualquier sistema de poleas, por cuántas más poleas pase la cuerda, menos esfuerzo físico o de maquinaria se tendrá que utilizar.

Poleas para subir peso

Si algo está claro, es que todas las poleas están destinadas para subir peso o desplazar cargas. Sin embargo, hoy en día ya no es solo una cuestión del sector industrial, y las podemos ver a todos los niveles de la vida diaria.

En el blog de Sadi hemos visto muchos tipos de poleas y sus distintos usos, hoy hemos enfatizado en las poleas para cable de acero y visto las poleas para cuerda y sus capacidades, para llegar a la conclusión de que todas las poleas están hechas para subir, desplazar o tratar diferentes tipos de cargas y pesos.