Es posible que hayas oído hablar de los engranajes dentados o piñones, pero tal vez no sepas muy bien cómo funcionan. Estas pequeñas ruedas metálicas con dientes engranan con el material perforado de un eje de transmisión. 

Estos engranajes son un sistema de transmisión fiable, conocido por su baja carga de par y su máxima absorción de impactos. Además de en el sector industrial y para promover sistemas de transmisión o movimiento, también los podemos ver en elementos tan habituales como bicicletas o en los proyectores y cámaras de cine. 

Un piñón mueve el dispositivo, ya sea un bucle continuo o un dispositivo segmentado. Los piñones típicos de las bicicletas tienen dos o cuatro segmentos; un bucle continuo y un dispositivo segmentado. Ambos tipos de piñones suelen estar situados en el exterior de un aparato o detrás de un panel.

Un piñón puede estar hecho de muchos materiales. Las ruedas dentadas de acero inoxidable se utilizan en entornos de alta temperatura, mientras que las de hierro fundido se suelen utilizar en cintas transportadoras de alambre plano. 

Para aplicaciones más generales, los piñones de plástico son los más versátiles. Son ligeros, resistentes a la oxidación y pueden reducir las necesidades de lubricante. Algunos de estos materiales están hechos de un compuesto que es rígido pero flexible.

Al elegir tus engranajes dentados, recuerda tener en cuenta el tamaño del buje. Por ejemplo, si tienes un buje que es tres pulgadas más largo que su piñón, tendrás que añadir un poco más al piñón. 

También es posible que necesites un piñón especial que tenga un diámetro mayor que los indicados en la tabla. Además, hay piñones especiales para varios tipos de cadenas.

Engranajes dentados y cómo mantenerlos en buen estado

Los engranajes dentados son muy comunes en las máquinas, pero es posible que no sepas por qué hay que mantenerlos correctamente. A continuación se ofrecen algunos consejos para mantenerlos en buen estado. 

Debes asegurarte que en todo momento los engranajes dentados se encuentren bien colocados y que la fricción es la adecuada. Este proceso se debe realizar de forma periódica, sobre todo cuánto más pasa el tiempo y más uso se le da a la maquinaria.

Es posible obtener las formas de los dientes deseadas a partir de un engranaje imaginario de dos engranajes con igual número de dientes. Si A y B están en el mismo engranaje, la tercera rueda dentada imaginaria tendrá una superficie de forma de diente arbitraria. 

Además, el engranaje de estos engranajes será coherente y el movimiento relativo será el adecuado. Éstas son sólo algunas de las técnicas de diseño de engranajes dentados. 

Además del paso, otro término utilizado para describir los engranajes dentados es el paso diametral. Esta medida nos indica la densidad de dientes. Se calcula multiplicando el número total de dientes de un engranaje por el diámetro del círculo de paso. Cuando se trata del paso diametral, se puede utilizar el diámetro del engranaje para obtener la proporción de dientes por metro.

Diferentes tipos de dientes de engranaje

Si buscas engranajes dentados, te sorprenderá saber que hay una gran variedad de tipos. Las principales diferencias entre estos tipos son sus características fractográficas, así como la forma en que fueron fabricados. 

El número de dientes de un engranaje es un factor importante en su diseño. El perfil de los dientes es fundamental, y un gran número de dientes crea una apariencia de “cremallera”. 

Un número reducido de dientes provoca un radio de fileteado de raíz amplio, y la solución es sencilla: un cambio de perfil. Este método funciona bien para reducir el radio del filete de la raíz. Este método también es eficaz para evitar que el desgaste excesivo dañe el engranaje.

Los dientes de los engranajes dentados suelen estar hechos de dos tipos de materiales. El primero es abrasivo, ya que desgasta una parte importante del grosor del diente, y el segundo es corrosivo, que se produce por una reacción química que ataca el material del engranaje. 

Estos factores activos pueden proceder del lubricante y/o de fuentes externas. El desgaste involutivo es una forma de daño que puede producirse en un engranaje, por lo que es importante conocer sus causas.