Dentro del sector industrial se encuentran varios tipos de correas, como bien habrás podido ver en nuestra publicación sobre correa trapezoidal o tipos de correas. En este caso vamos a hablar más en profundidad sobre la correa dentada, también conocida bajo el nombre de correa síncrona o reguladora.

Este tipo de correa, la dentada, es un tipo de correa que se caracteriza por constar de una serie de dientes que engranan con los de las poleas correspondientes (en nuestro blog puedes ver algunos de los distintos tipos de poleas del mercado además de echar un vistazo más en profundidad a poleas dentadas).

La combinación de ambos elementos concluye en basar la transmisión de potencia en el empuje de los dientes y no en el rozamiento polea-correa.

Por lo tanto, podemos afirmar que la transmisión que se lleva a cabo mediante una correa dentada es muy parecida a la de una transmisión a través de engranajes. A excepción de que, mediante la propia correa, se goza de una flexibilidad mayor debido al tipo de material.

Sus usos son vastamente variados, ya sea en aquellas aplicaciones donde se busca una relación de velocidad constante evitando encontrarse con los problemas que pueden presentar aquellas correas que son planas o trapezoidales.

Pues en estos dos últimos casos, donde la transmisión se realiza mediante rozamiento, se puede llegar a producir deslizamiento. 

Correas dentadas industriales

En orden de situar las correas dentadas industriales de mejor manera dentro del sector, vamos a ver algunas de sus ventajas y funcionalidades.

Una de sus ventajas principales es que permiten una relación de transmisión constante, además no requieren de ningún trabajo de pretensado de gran volumen a la hora de transmitir la potencia entre los distintos ejes.

Algo que tiene mucho que ver a la hora de reducir los distintos problemas de fatiga en los ejes sobre los que van montados.

Otro de los aspectos a destacar es que permiten velocidades elevadas en sus ramales, de hasta 50 m/s. Lo que convierte a las correas industriales dentadas el elementos de alto rendimiento.

No obstante, si hay distintos tipos de correas es porque no todas son capaces de cumplir con solvencia en los distintos escenarios del mundo de la industria. Así que se nos pueden presentar algunos inconvenientes a la hora de compararlas con otros tipos de correas.

Debido a sus características y posibilidades éstas suelen ser más caras que una correa convencional.

Este tipo de correas no admite relaciones de transmisión altas, ya que debido a su forma se ven limitadas en cuanto a flexibilidad, al menos si se compara con una correa plana. El tope de relación recomendado no debe superar el 1:10.

Otro hándicap a tener en cuenta es que requieren que la polea con la que vayan a trabajar sea dentada, lo que implica que su construcción, a excepción en las que están hechas de plástico, suele ser más costosa.

Este último punto puede ser circunstancial, pero a la hora de adquirirlas deben tener una longitud predeterminada, pues no se pueden cortar ni unir entre sí, ya que esto implicaría que algunos dientes de la correa no engranen correctamente con la polea dentada con la que va a trabajar.